Cinco programas sociales repensados para contribuir directamente con la atención de la emergencia nacional

13 Jul

  • La Fundación Wiese orienta todos sus esfuerzos para contribuir con el gobierno y con los más vulnerables en la atención de la pandemia y sus graves consecuencias.

Casi desde el inicio de la crisis desatada por la propagación del virus COVID-19 en el territorio nacional, la Fundación Wiese reenfocó sus programas para encontrar la mejor manera de contribuir con la difícil coyuntura, sin precedentes en la historia nacional y mundial.

En primer lugar, a través de su Programa de Ayuda Humanitaria, la Fundación decidió articular, con la velocidad que la emergencia ameritaba, una red de colaboración institucional para asegurarse de llevar ayuda de manera eficaz e inmediata a las y los médicos, al personal de salud y a las fuerzas del orden que combaten la pandemia en la primera línea del frente de batalla, así como a los pacientes afectados por el virus.  Asimismo, en el marco del referido programa, fueron atendidas 5156 familias vulnerables en 10 regiones de todo el país, enfocando la atención en las zonas más afectadas.

De otro lado, las disposiciones del Gobierno en el sector Educación hicieron inviable el Programa de Calidad Educativa de la Fundación tal como estaba diseñado, al no permitir la intervención territorial, ni la formación situada en las escuelas durante el año en curso.

Entonces hicimos una pausa, para repensar nuestro programa y conversar con el MINEDU, de manera que pudiéramos co-crear, bajo los lineamientos de la estrategia Aprendo en Casa y de la mano de nuestro equipo de especialistas pedagogos y coachs, una versión digital del programa que nos permitiera acompañar de manera integral, no solo a las y los docentes de nuestras escuelas, sino que también fuera útil para muchos docentes más.

La versión digital del Programa de Calidad Educativa de la Fundación Wiese, recientemente lanzado, comprende una combinación cuidadosamente diseñada de videos de soporte socioemocional, consejos de crianza, técnicas de relajación, respiración y movimiento, así como capacitaciones en TICs y acompañamiento pedagógico digital para las y los docentes de las escuelas del programa y sus directivos. Ellos, a través del poder de internet, se han convertido además en protagonistas de una de las series de video, Creciendo entre Docentes; visibilizamos así su valiosa labor y les expresamos nuestra gratitud por el esfuerzo inagotable que vienen realizando para seguir al lado de sus alumnos, aunque por ahora sea solo de manera virtual.

Al igual que el Programa de Calidad Educativa, los contenidos del Complejo Arqueológico El Brujo, programa insignia de la Fundación Wiese, vienen siendo renovados y enriquecidos con el concurso de un equipo multifuncional de especialistas, entre los cuales juegan un rol central nuestros arqueólogos, llegando a nuevos públicos. Todos estos contenidos han sido formalmente puestos a disposición del Ministerio de Educación.

Nuestro programa de innovación social, el Fondo Emprendedor, ha sido utilizado como plataforma para llevar ayuda a los más vulnerables a través de las empresas de su portafolio, a quienes hemos a la vez apoyado a superar la crisis de diversas formas. Por último, el aplazamiento de cuatro meses en el pago de los beneficiarios del programa de Crédito Educativo, permitirán que al finalizar esta crisis, la Fundación haya ayudado a 123 jóvenes talentosos a concluir sus carreras técnicas e insertarse en el mercado laboral de manera exitosa.

En la Fundación Wiese, creemos que mejores ciudadanos deben forjar el Perú del futuro. Sabemos que esta crisis pasará y cuando eso suceda, seguiremos trabajando por un país más solidario y equitativo, donde las peruanas y peruanos nos sintamos cada vez más orgullosos de ser quienes somos.