“Cocinando una mejor vida” El nuevo proyecto de ayuda humanitaria de la Fundación Wiese

10 Nov

En casi la totalidad de las comunidades rurales altoandinas del Perú las viviendas son construidas con materiales de la zona y la preparación de los alimentos se realiza en el interior de los hogares, mediante fogones a fuego abierto, que funcionan con leña o bosta de camélidos sudamericanos, como combustible.

Cocinar en estas condiciones representa un gran esfuerzo para quienes tienen a cargo la responsabilidad de preparar los alimentos para la familia. Aun así, este sacrificio es encarado con determinación y buen ánimo, en lo que sin duda es una clara demostración de amor hacia sus seres más queridos.

Lamentablemente, la práctica de utilizar el fuego abierto dentro de la casa para cocinar, trae consigo numerosos daños para la salud y riesgos para la seguridad de aquellos a quienes se intenta proteger y cuidar, además tiene una repercusión negativa en la economía familiar y en el medio ambiente.

El peligro de quemaduras como consecuencia de accidentes o por la inadecuada manipulación de los utensilios de cocina, así como los contextos antihigiénicos, desordenados y saturados de hollín del ambiente donde se preparan y consumen los alimentos, afectan principalmente a los niños. Asimismo, la presencia del humo de la combustión en el interior de las casas repercute gravemente en la salud familiar. Es así que gran parte de estas familias presenta problemas respiratorios e infecciones oculares; esta problemática está además directamente vinculada con la anemia y desnutrición crónica en los niños, así como con el posterior desarrollo de enfermedades graves como el cáncer.

A todo lo anterior se suma el ineficiente consumo del combustible por la gran pérdida de energía que se produce como consecuencia de cocinar a fuego abierto. Esto afecta negativamente la economía familiar y el medio ambiente, pues se requiere adquirir combustible con mayor frecuencia.

El Programa Ayuda Humanitaria de la Fundación Wiese destina anualmente un monto fijo de dinero para activar e impulsar diversas campañas de ayuda humanitaria, normalmente orientadas a atender situaciones de emergencia y desastre.  Este año 2019, sin embargo, tomamos la decisión de invertir el mencionado fondo en lo que pretende ser el inicio de un nuevo proyecto multianual de ayuda humanitaria, a través del cual buscaremos convocar a personas e instituciones de corazón generoso que deseen sumarse a nuestro propósito de contribuir a cambiar el destino de familias peruanas en estado de extrema vulnerabilidad.

La iniciativa se inicia con la construcción e instalación de cocinas mejoradas certificadas en 74 hogares de las comunidades altoandinas de Calca y Lares, en la región del Cusco, así como la capacitación de las familias para su adecuado uso y mantenimiento, la entrega de materiales educativos sobre buenas prácticas en la preparación de alimentos y recetas nutritivas a base de los productos de la zona.

Las 74 familias seleccionadas como beneficiarios para esta primera entrega de Cocinando una Mejor Vida, conforman los Gremios Comunales de Llameros de la Cordillera Urubamba; las cocinas mejoradas que instalaremos en sus hogares son un reconocimiento a sus esfuerzos por trabajar de manera sostenible para cuidar la montaña, así como para preservar y compartir su cultura y saberes ancestrales con toda la sociedad, recuperando el uso de la llama como animal de carga.

En la Fundación Wiese trabajamos para que mejores ciudadanos forjen el Perú del futuro. Si quieres conocer más sobre el Programa de Ayuda Humanitaria y nuestras campañas pasadas, ingresa al siguiente link: https://www.fundacionwiese.org/fondo-solidario/ayuda-humanitaria.