Llama Pack y la revalorización de los llameros: El turismo ecoamigable en pro del desarrollo local

08 Nov

En Fundación Wiese tenemos el orgullo de presentar a Llama Pack, una de las empresas seleccionadas para el Due Diligence del Fondo Emprendedor, etapa en la que desarrollamos con cada equipo un plan de negocio y un esquema de financiamiento. Al finalizar la mencionada etapa, el Comité de Inversiones del Fondo Emprendedor seleccionará a los emprendimientos sociales que formarán parte de su primer portafolio.

¿Qué es Llama Pack?

Llama Pack es una empresa social que surge para incluir a los comuneros del Valle Sagrado de los Incas (Cusco) en la dinámica económica del turismo local, mediante el uso de las llamas como animales de carga en los paseos ofrecidos por las agencias de viajes. Esta propuesta tiene como valor agregado la protección del ecosistema andino.

Los cofundadores de Llama Pack, Jorge Gálvez Aramburú y Alejandra Arias-Stella, confían en que el emprendimiento generará impacto a largo plazo beneficiando a la comunidad cusqueña, sensibilizando a los turistas y fortaleciendo la preservación del medioambiente.

Constitución de Llama Pack como empresa social

Llama Pack se fundó en 2012, al detectar que el turismo de caminatas en el Valle Sagrado excluía a los comuneros y a los animales nativos, piezas fundamentales en el entorno local.

Desde ese momento, su objetivo principal ha sido trabajar para recuperar la crianza y usos tradicionales de la llama como animal de carga, mediante su oferta a la industria del turismo. Actualmente la mencionada industria utiliza mulas, caballos y burros, cuyo impacto afecta el ecosistema y no genera ingresos a la población local.

De esta manera, se aprovecharía el uso de la llama como una herramienta para el desarrollo rural sostenible y, además, se contribuiría a la conservación de los ecosistemas de montaña en la Cordillera de Urubamba en Cusco, Perú.

Buscamos revalorizar a la llama como animal de carga, pues, aunque las familias cusqueñas tienen estos animales, se les da poca utilidad”, destaca Alejandra quien añade que las llamas han sufrido cruces con alpacas, ocasionando que se reduzca su tamaño, así como su capacidad de carga y calidad de lana.

La idea es hacer que las familias aprovechen sus llamas para generar ingresos alternativos y reducir el uso de animales como caballos, burros y mulas”, señala la emprendedora.

Asimismo, Jorge agrega que las llamas aportan “sabor local” a las caminatas y contribuyen a la sensibilización de los visitantes, quienes se nutren con la dinámica de la comunidad. Comenta que otro de los aportes de Llama Pack es trabajar en fortalecer de manera natural la genética de estos camélidos, pues las llamas de raza pura casi han desaparecido en la Cordillera de Urubamba, ya que muchas de las familias cusqueñas poseen pequeñas llamas cruzadas con alpacas que tienen poca calidad de fibra y no pueden transportar una carga significativa.

Objetivos sociales y ambientales

El objetivo fundamental de Llama Pack es estimular una economía sostenible y ecoamigable que permita a la población local utilizar a las llamas como animales de carga, de esa manera obtienen con esta actividad ingresos económicos y una mejor calidad de vida. Así no estarán obligados a migrar a los centros urbanos en busca de recursos para sus familias.

En términos económicos, Alejandra indica que bajo el modelo que proponen, un llamero que trabaja 12 días al mes, en un año, tendría el dinero suficiente para sacar a su familia de la pobreza.

Por otra parte, en términos ambientales, al trabajar con llamas se minimiza el impacto ecológico generado por el turismo, ya que son animales nativos del ecosistema. Igualmente, la idea es que los llameros manejen los propios recursos del entorno, protejan su hábitat y sean actores participativos en la conservación del ambiente.

Sostenibilidad financiera

La sostenibilidad del negocio se basa en la promoción del uso de las llamas como parte de la dinámica turística local; la generación de puestos de trabajo que anteriormente no existían como: criadores, intérpretes, guías y líderes de proyectos; así como la gestión responsable de los recursos ambientales.

La idea es que las familias y criadores de llamas cusqueños se organicen y puedan abastecer la cada vez más creciente demanda de animales de carga.

“En el momento en que alguien participa de las caminatas con llamas, aprende mucho de manera vivencial, sobre la cultura de los comuneros, su estilo de vida y la importancia de estos animales para la comunidad. De esta forma, los turistas se involucran de primera mano en esta iniciativa para generar acción de cambio a largo plazo”, señala Alejandra.

Primeros aliados

Los principales aliados y socios de Llama Pack han sido las comunidades de Urubamba que forman parte de su emprendimiento social. “Gracias al vínculo personal que creamos y que hemos afianzado, se han reducido brechas, al punto de que son precisamente ellos los que plantean la posibilidad de trabajar bajo la experiencia con el manejo y uso de llamas”, indica Jorge.

Además, el emprendedor reconoce el valioso aporte de los veterinarios y especialistas de Cusco, Puno y zonas aledañas, pues sin ellos no hubiese sido posible comenzar el programa de mejoramiento genético de llamas y la creación del banco de genes, para ir mejorando a las siguientes generaciones mediante la recuperación de sus características morfológicas, a fin de optimizar sus rasgos, mediante un proceso natural de selección de los mejores ejemplares de hembras y machos.

Foto: Llama Pack

Retos

El mayor reto a nivel de organización es, básicamente, encontrar el momento ideal para que a nivel interno podamos crecer como equipo e ir asumiendo más responsabilidades y escalando el proyecto”, afirma Alejandra.

Fondo Emprendedor de la Fundación Wiese

Gracias a una aproximación de la Fundación Wiese hacia los emprendedores sociales de la zona, en Llama Pack se enteraron sobre el Fondo Emprendedor y se sienten muy entusiasmados. Consideran que su emprendimiento generará un impacto muy profundo que perdurará en el tiempo.

“Tenemos gran ilusión y apoyo por parte de los comuneros, pues ellos quieren participar, así que estamos creciendo.Formar parte del portafolio nos ayudaría a fortalecernos y generar mayores beneficios en el tema social y ambiental. Sabemos que con el apoyo del Fondo Emprendedor de la Fundación Wiese vamos a tener un mayor alcance”, agrega Alejandra.

El proceso de Due Diligence ha permitido que Llama Pack ordene la información que ya tenía y que obtenga de ella más valor. Además, ha sido un proceso de enriquecimiento mediante nuevas herramientas que les permiten generar soluciones ante problemáticas de la organización.

El respeto y la confianza han sido fundamentales para acercarse a los comuneros de Urubamba y para construir relaciones a través del trabajo justo, la valoración de su cultura y el involucramiento de sus familias. Si deseas conocer mejor el emprendimiento Llama Pack, visita https://llamapackproject.com/